miércoles, 25 de marzo de 2009

UN HUÈSPED INESPERADO.

Un día la casa se alborotó. A pesar del frío que hacía en ese invierno de 2007 salimos corriendo al patio.
Desde la calle un bocinazo de auto anunciaba que en instantes ya nada sería igual,
Llegó él; lo traían muy abrigadito. ¿Trajeron mamadera o hay que comprar? El moisés y el colchoncito!!!!

1 comentario:

Mimi dijo...

¿pERDÓN? ¿cómo me entero recién ahora de esta belleza? Voy a pensar si te perdono el no contarme con lo perrera que soy. ¡Es divinoooooo!